10
Sep
10

Tres meses en la vida de las estrellas S y R Corona Australis

Animación AVI a 800 puntos (12,2 mb)

Animación AVI a 1280 puntos (31,8 mb)


Nebulosas de reflexión, opacas, y estrellas variables

A.R.: 19h 01m 44s
Dec.: -36° 58’ 06”
Tamaño: 30,3′ x 22,1′
Magnitud:
Constelación: Corona Australis

Ecos en S CrA

Cuando pensamos en el Universo en tiempo real lo hacemos en la idea de que es estático, no porque realmente lo sea, ni mucho menos, pero nos domina la idea de que para observar cambios en él deben darse grandes lapsos de tiempo que en la mayoría de ocasiones pueden comprender generaciones. Esto es así dadas las enormes distancias que nos separan en el medio interestelar, tanto, que la unidad de medida se basa en el Año Luz. Sin embargo hay algunas pocas excepciones que nos pueden permitir disfrutar  de un Universo animado, este es el caso que nos ocupa. Las animaciones de este artículo abarcan un periodo de tiempo de entre tres y cuatro meses sobre una región muy concreta en la constelación de la Corona Australis, un campo dominado por las nebulosas de reflexión NGC6726, NGC6729 e IC4812, en cuya dirección brillan estrellas variables del tipo T Tauri como S CrA y Herbig Ae/Be como R CrA, responsables de los fenómenos que se observan en la animación gracias a brillantes pulsos emitidos de forma intermitente por ambos objetos. Pulsos  que se expanden a la velocidad de la luz generando ecos al iluminar el medio interestelar circundante dibujando así las estructuras que se encuentran en su camino.

Tanto S como R CrA son estrellas variables conocidas y ampliamente estudiadas, muy especialmente R CrA, la estrella inmersa en la nebulosa en forma de cono NGC6729 y responsable de los ecos generados en su interior. La presencia de ecos ha sido descrita en unos pocos casos, concretamente en el entorno de supernovas iluminando materia previamente eyectada por la propia estrella en sus últimas etapas evolutivas, y en algunas nebulosas variables como la nebulosa de Hubble NGC2261 o la nebulosa de Hind NGC1555. Hay referencias previas a los ecos generados por R CrA en la nebulosa NGC6729, que además presenta ciertas analogías con la nebulosa variable de Hubble, si bien, los ecos mas distantes y débiles que se aprecian alejándose de R CrA por la izquierda de la animación no habían sido descritos nunca con anterioridad. Ahora bien, los ecos generados por estrellas jóvenes como S CrA eran completamente desconocidos hasta el momento de su descubrimiento en imágenes tomadas desde el Complejo Astronómico El Leoncito (CASLEO), Argentina, por medio de un astrógrafo español de 0,45 metros f2.8 situado en la cima del Cerro Burek y remotamente controlado desde España. La detección casual en astrofotografías de la zona de NGC6726 llevo a su posterior  estudio por un equipo internacional de astrónomos que ha terminado con la publicación de sus conclusiones en el vol. 519 de septiembre de la revista especializada  Astronomy and Astrophysics, y cuya imagen de NGC6726/6729 e IC4812 contenida en el artículo también ha sido objeto de la portada en dicha publicación. El artículo puede ser consultado libremente en la web de A&A registrándose previamente en ella desde aquí, o bien en SAO/NASA ADS o desde astro-ph.

Nuestras conclusiones  determinan que los ecos de luz generados al iluminar partículas de polvo en torno a la variable S CrA se confinan en una región de unas 10.000 U.A., con una geometría similar a una cascara esférica parcialmente incompleta o un toroide inclinado respecto de nuestra visual. Los mejores ajustes matemáticos implicarían que la estrella se encontraría a una distancia de 138 +/- 16 parsecs para un modelo de geometría esférico, distancia que coincide con determinaciones previas de otros investigadores, convirtiéndose así en los ecos de luz mas próximos a la Tierra observados hasta la fecha. La masa de materia responsable de dichos ecos sería del orden de 2 x 10-3 masas solares, y en forma de partículas mayores de 0,1 μm para poder explicar la extinción de los ecos a medida que crecen en tamaño angular. Esta estructura de polvo es probablemente el remanente típico de la envoltura de formación de estrellas muy jóvenes. Pero debido a que se encuentra confinado en un espacio de cerca de 10.000 U.A., especulamos con que las partículas de polvo podrían haber sido expulsadas de forma dinámica desde el disco de la estrella a través de la acción de formación de planetas, terminando donde están ahora en forma similar a como los planetesimales han sido expulsados de nuestro sistema solar interno para formar la nube de Oort. En todo caso, serían necesarias detalladas curvas de luz de S CrA e imágenes astronómicas con alta resolución angular para poder determinar mejor la estructura tridimensional de polvo entorno a S CrA.

La animación siguiente muestra tanto en luz integral (parte inferior) como por técnicas de sustracción (superior),  la increible actividad de ecos a modo de tsunamis de luz generados por las estrellas R (centro) y S (derecha), durante un período de 4 meses.

 

La región de formación estelar de la Corona Australis es una de las mas próximas, complejas y fascinantes, despertando el interés de  investigadores y astrofotografos. Esta región fue la primera luz del telescopio Centurión de 0,45 m de Cerro Burek realizada de forma remota durante el invierno austral de 2007 en estrecha colaboración con un grupo de investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía con sede en Granada, colaboración que ha permitido descubrimientos como el que nos ocupa.

Para quien desee saber mas sobre esta interesante región de formación estelar, recomiendo encarecidamente la lectura de uno de los compendios  científicos mas completos que conozco: ‘The Corona Australis Star Forming Region’, perteneciente al segundo volumen del ‘Handbook of Star Forming Regions’, editado por Bo Reipurth y la Astronomical Society of the Pacific, en cuya publicación participe modestamente en su momento con la aportación de algunas astrofotografías contenidas en este blog.

‘The Corona Australis Star Forming Region’, en formato PDF para su lectura, cortesía de la Astronomical Society of the Pacific, desde aquí, mis mas sincera gratitud por permitir reproducir su contenido.

Notas de prensa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA).

Breve video elaborado por el CSIC: flv 2,9 mb, si tiene problemas para visualizarlo correctamente, puede probar con el programa gratuito Final Media Player.

Objeto: NGC 6726, NGC 6729, IC 4812, S CrA, R CrA
Instrumento: Telescopio Centurión de 454 mm.
Focal: 1.271 mm. F2,8.
Montura: Astro Works de horquilla.
CCD: STL11000XMC2.
Exposición: L 6 ~ 10 x 300″ (1×1) @ -20/-30ºC, R 8 x 300″ (1×1) , G 5 x 300″ (1×1), B 7 x 300″ (1×1) @ -25ºC.
Filtros: LRGB Optec.
Sistema de guiado: Sensor interno STL.
Localización: Cerro Burek, 2.574 m sobre nivel del mar, Complejo Astronómico El Leoncito, provincia de San Juan, Argentina.
Observaciones: Animación conteniendo 9 fotogramas tomados espaciadamente en intervalos de 1-2 semanas durante 3 meses en el invierno austral de 2007. Norte en la parte superior y Este a la izquierda. Primera luz del telescopio. Observatorio remotamente controlado desde Ibiza, España.
Procesado: Captura con Maxim DL4, calibrado, drizzle, alineado y apilado con CCDStack 1.5, posterior procesado con Adobe Photoshop CS2 y Picture Window 3.5.


3 Responses to “Tres meses en la vida de las estrellas S y R Corona Australis”


  1. 1 Vicente Baz
    13/09/2010 a las 15:25

    Ignacio: No había leído la nota que acompaña las fotos de más arriba, y aparte de mi felicitación para ti Jose Luis y el equipo que habeis realizado este trabajo, Preguntaba en mi ignorancia si “S” y “Cr” fulguraban por simpatía, al mismo tiempo, sin darme cuenta de que es la luz la que ilumina a ambas estrellas. Hace algun tiempo leí que con varias fotografias tomadas de una región nubulosa, las fotos tomadas en distintos tiempos, quiza varios años, pudo servir para medir la velocidad de la luz. Al ver estas fotos me ha hecho recordar aquella lectura, cuyo autor, libro etc. no puedo recordar.
    Es verdad que la colaboración es un arma capaz de hacernos ver lo que uno solo no alcanza. UN fuerte abrazo.

    • 2 AstroImagen
      14/09/2010 a las 18:13

      Hola Vicente, cuánta razón tienes respecto a la fuerza de la colaboración, !qué mejor ejemplo que este que nos ocupa¡. En cuanto a mediciones de la velocidad de la luz, te diría que ahora que conocemos mejor la distancia a la que pulsa la estrella S CrA, un solo día luz mide a esa distancia cerca de 2″ de arco, algo perfectamente medible con instrumentos de aficionado.

      cuídate mucho,

      Ignacio


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



APOD
Imagen astronómica del día

Predicciones meteorológicas


Meteosat (visible)


Ver meteorología local


Meteosat (infrarrojo)

AllSky observatorio "El Leoncito"


AllSky San Pedro de Atacama




Contactar: info@astroimagen.com


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 33 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: